El mandamiento del amor

El contenido del artículo está protegido por Plagiashield ]

El amor debe recordarse todos los días, no sólo simbólicamente, en el día de San Valentín o en un aniversario. Por lo tanto, el amor puede mostrarse de diversas maneras, no sólo a la persona amada, sino también a la familia, a personas aleatorias e incluso a animales o plantas. Una pista pueden ser los dos mandamientos del amor, sobre los que se dicen algunas palabras en el artículo de hoy.

El mandamiento de amar a Dios y al prójimo

Vale la pena comenzar presentando los mandamientos mismos -muy importantes para un católico-, que serán discutidos con mayor profundidad en un momento:

  1. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todos tus pensamientos.

  2. Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Como puede ver fácilmente, hay dos cuestiones importantes aquí: la celeste y la terrestre. Esto, por cierto, es una mirada muy interesante sobre cómo debería Correo electrónico:El cristiano está siempre atento a la esfera espiritual, pero al mismo tiempo no se desprende de la vida mundana. El llamado "nuevo mandamiento El amor es una pauta clara para ambas esferas, que debería ampliarse con mandamientos y listas como los siete pecados capitales del Catecismo.

¿Cómo debe ser el amor al prójimo?

El segundo mandamiento del amor suscita bastante controversia en las interpretaciones. ¿Todas las personas que encontramos en nuestro camino requieren un trato especial?

Muy a menudo, el amor al prójimo se explica como la adopción de ciertas buenas costumbres, de forma desinteresada, que nosotros mismos esperaríamos. No pocas veces se trata de prestar ayuda, y a veces basta con una simple sonrisa. En la mayoría de los casos, sigue siendo muy importante tratar a la otra persona con comprensión y amabilidad, prestarle la debida atención y en ningún caso hacerle daño.

El mandamiento de amar a Dios y al prójimo contiene tantas cualidades y requisitos que sería imposible abarcarlos todos en un libro de varios cientos de páginas. Es un mapa del buen comportamiento, difícil de elaborar sobre todo cuando sabemos que no podemos contar con que nuestras buenas actitudes sean recíprocas. Sin embargo, vale la pena superar el orgullo y los inconvenientes para convertirse en un verdadero modelo de conducta.

El primer mandamiento del amor

El contenido anteriormente citado de los mandamientos proviene del Evangelio de Mateo, del capítulo 22, donde Jesús Cristo Se dirige a los fariseos. Al hablar de su Padre, lo menciona en primer lugar. Es importante destacar que se puede amar a Dios de muchas maneras, como por ejemplo a través de los propios actos y estableciendo objetivos importantes en la vida y persiguiéndolos. Los gestos pequeños pero significativos son la asistencia a la misa, la recepción de los sacramentos y la devoción a la oración. Subordinar la vida a este mandamiento también puede ser difícil, pero siempre proporciona beneficios espirituales tangibles: paz mental y el mejor camino hacia la salvación. Los dos mandamientos del amor son increíblemente importantes para un católico. Su contenido puede recordarse en muchas situaciones de la vida relacionadas con la familia, la educación y el trabajo. Al mismo tiempo, pueden ser una respuesta importante a diversos problemas y un motivador para seguir actuando.

El contenido del artículo está protegido por Plagiashield ]