San Nectarios o Nectarios de Pentápolis o Nectarios de Egina, también conocido como Anastasio Kefalas (Silyvria en Tracia Oriental, 1 de octubre de 1846 - Atenas, 8 de noviembre de 1920), fue un obispo y teólogo griego tracio, santo milagroso contemporáneo de la Iglesia Ortodoxa Oriental. Fue un popular jerarca, pastor y educador a finales del siglo XIX y principios del XX.

La vida
Infancia
Anastasios Kefalas nació el 1 de octubre de 1846 en Silyvria, Tracia Oriental. Sus padres eran Demos (Demóstenes) y Balou (Vasiliki) Kefalas, y era el quinto de seis hermanos. niños una familia pobre. Rápidamente se enfrentó a la dura realidad de la época, ya que su familia no podía mantenerse y en su ciudad natal no había escuela secundaria, por lo que se marchó a Estambul a los 13 años.

En Estambul
La vida en Constantinopla para Anastasio fue dura y difícil en sus primeros años. Al principio trabajó en una empaquetadora de tabaco, donde el dueño le trataba brutalmente. Trabajaba muchas horas al día, no le pagaban y a menudo le pegaban. Anastasios soportaba todo esto, pero le entristecía no poder mantener económicamente a su familia y no poder asistir a la escuela. Sin embargo, desde muy joven mostró su vocación por Dios y el Evangelio. Así que en la empaquetadora, junto con el tabaco que vendía, siempre entregaba un papelito con un versículo del Evangelio escrito.

La situación cambió cuando el comerciante, que tenía una tienda junto a la empacadora, vio un día que su jefe le daba una paliza y lo llevó a trabajar. Empezó a trabajar en la taquilla del comerciante, ahora tenía tiempo para iglesia y la escuela, y pronto su familia le siguió a Estambul. Permaneció en Constantinopla un total de siete años, y se marchó a los 20, aunque no completó su educación, para trabajar como maestro en Lithi, en Quíos.

En Quíos
A los 20 años llegó a Quíos. Ahora que poseía conocimientos gramaticales y teológicos, asumió un puesto de profesor, permaneciendo en la isla durante 10 años, hasta 1877. Allí conocería por primera vez a su gran benefactor Ioannis Choremis, un rico gobernante local que, debido a un incidente que había ubicación durante el transporte del santo de Silyvria a Constantinopla (el sobrino de Choremis le ayudó a embarcar porque no tenía dinero), lo puso bajo su cuidado. Pero San Nectario decidió ahora dedicarse a la vida monástica. En 1876 se hizo monje con el nombre de Lázaro, y un año después fue ordenado diácono, recibiendo el nombre Nektarios. San Nectario sentía inclinación por el monacato, al que deseaba servir. Sin embargo, las presiones ejercidas sobre él por sus dotes de raciocinio y educación acabaron por orientarle hacia el clero secular, pero nunca olvidó el monacato.

Estudios teológicos superiores
En 1877, a instancias de Ioannis Choremis, Nektarios fue a Atenas para completar su educación secundaria. Después de terminarlas en Varvakeio, fue enviado a Alejandría por la amistad que tenía con el Patriarca de Alejandría, Sophronios. Sofronio quedó impresionado por Nectarios y, basándose en sus muy buenas recomendaciones, lo envió de vuelta a Atenas para que estudiara en la Escuela de Teología de Atenas. Nektarios se distinguió allí, ganando incluso el primer puesto en el concurso para el decanato de la escuela en la Dotación Papadakeio, gracias a lo cual obtuvo una beca para estudiar en la Facultad de Teología, lo que supuso un gran alivio para él, ya que su benefactor Juan Horemis había fallecido, dejándole en una situación económica desesperada. Tras obtener su título (1885), marchó de nuevo a Alejandría.

En Alejandría
A su regreso a Alejandría, se ordenó sacerdote y cinco meses después fue nombrado secretario del patriarcado. En dos meses, gracias a sus dotes retóricas, fue ascendido a predicador, asumiendo también el cargo de Comisario Patriarcal en El Cairo. En poco tiempo, Nectarios había ascendido en la jerarquía del Patriarcado, convirtiéndose en un hombre de gran confianza al lado del Patriarca. El 15 de enero de 1889 fue proclamado obispo de Pentápolis Libia, tras la muerte del obispo de la región del Nilo. El acta de su consagración sobrevive hasta nuestros días (Registro del Código Electoral 66, p. 394).

El rápido crecimiento de Nectarios no pasó desapercibido para los demás obispos. Sofronio se acercaba a los 90 años y habían comenzado los trámites para su sucesión. El pueblo, que se había beneficiado de las variadas actividades de Nectarios (principalmente caritativas, pero también pastorales y antecedentes), deseaba su ascenso al trono patriarcal y, combinado con el favor de Sofronio, Nectarios se convirtió en la primera opción. Sus adversarios, sabiendo todo esto, decidieron marginarlo, acusándolo de instigar el derrocamiento del patriarca Sofronio, pero también con vagas acusaciones de carácter moral. Además, parte del clero consideraba que la austeridad de la Iglesia y las tácticas de austeridad empleadas por Nectarios como obispo pasarían factura a la situación financiera del patriarcado, que sin salud financiera quedaría a merced de consideraciones políticas o nacionales.

Persecución y regreso a Atenas
Informado de las acusaciones, Sofronio se convenció de su veracidad, por lo que Nectarios fue inmediatamente despojado de su condición sacerdotal. Esto era eclesiásticamente ilegal, ya que, según la ley eclesiástica, Nectarios debía comparecer ante un sínodo que, tras una audiencia, examinaría las acusaciones contra él. Nectarios se negó a llegar a extremos y abandonó Alejandría, a diferencia de sus adversarios, que querían perjudicarle económica y moralmente, encargándose de manchar su nombre en Atenas y Constantinopla y reteniéndole el salario. Como resultado, Nectarios no pudo trabajar en ningún sitio.

Nektarios se enfrentó a otra situación muy difícil en la que se había visto muchas veces desde joven. Alquiló una pequeña habitación en las afueras de Atenas, pero no podía pagar el alquiler ni tenía dinero para comida. Su vergüenza paralela, incluso a nivel gubernamental, le dificultó encontrar trabajo. Intentó, a través del arzobispo Germanos, encontrar un puesto de predicador. A pesar de la simpatía que le profesaba, no pudo ayudarle debido a las presiones del Sínodo. Se puso en contacto con el ministro de Educación y Asuntos Eclesiásticos, pero éste le aclaró que, debido a la ley (Nektarios no tenía ciudadanía griega), no podía ayudarle.

Finalmente, al cabo de algún tiempo, con la ayuda de un tal Melas, que era miembro del gobierno y le conocía en Alejandría, fue nombrado predicador en Calcis. Sin embargo, la reputación que le perseguía persistió porque existían grandes sospechas, dadas las acusaciones que pesaban sobre él, y como consecuencia fue desaprobado y estigmatizado.

Restablecer la verdad
En 1891, dos años después de su acusación y destitución de Alejandría, seguía habiendo esfuerzos dentro del gobierno para destituirlo. Fue entonces cuando el plan y la conspiración que se habían urdido contra él se revelaron por completo. Todo empezó con la revelación de que no recibía el dinero que le correspondía y trabajaba sin cobrar durante su episcopado. Además, aunque seguía siendo el obispo legítimo de Pentápolis, después de su expulsión ilegal, no recibió ningún dinero. Posteriormente, su nombre quedó limpio de cualquier implicación en un escándalo de carácter moral y de cualquier intriga contra el Patriarca. Esto, sobre todo después del estricto comportamiento del rebaño, le hizo favorable ante el pueblo de Calcis. Entonces comenzó a predicar con gran facilidad. Su fama pronto se extendió más allá de Calcis, y el pueblo probado le gran simpatía cuando quedó vacante el cargo de obispo local, casi exigiendo su ascensión al trono.

En la Escuela Rizarios
En 1892 y 1893, fue nombrado predicador en las prefecturas de Laconia y Fthiotobiotia (prefectura de Fthiotida, prefectura de Beocia) respectivamente. Nectarios recorría constantemente las aldeas y ciudades predicando, mientras sus amigos intentaban trasladarlo a la escuela eclesiástica ateniense de Rizarios. Cuando esto se hizo notar, comenzaron de nuevo algunas murmuraciones, que finalmente no lograron impedir que Nectarios se convirtiera en director de la entonces escuela teológica ateniense, que gozó de gran gloria en su época.

En la primavera de 1894, fue nombrado director de la Escuela de Rizarios. Las dudas que ahora existían sobre Nectarios no se referían tanto a las acusaciones del pasado, aunque éstas no habían desaparecido, sino a si sería posible que este llamado y "despotokalogos", con sus antiguas y religiosas opiniones, tuviera éxito en la tarea que se le había encomendado, ya que la Escuela Rizareios era teológica, pero era una escuela a la que asistían muchos hijos de atenienses ricos y otros gobernantes y políticos de la época, que no necesariamente llegarían a ser sacerdotes o teólogos, sino eruditos. Pronto, sin embargo, todas las objeciones fueron superadas por el modo de educación radical y liberal de Nektarios.

Su trabajo en Rizarioio
Su labor en Rizarios fue organizativa, educativa, literaria y pedagógica. Pronto organizó una escuela con normas que remitían al pensamiento ortodoxo eclesiástico. Pero en lo que era insuperable era en su pensamiento pedagógico. En una ocasión, cuando los alumnos de Rizarius llegaron a las manos, en lugar de castigarlos, se castigó a sí mismo, encontrándose culpable, con una huelga de hambre de tres días. Su ejemplo pronto se convirtió en un referente entre los internos, y la escuela adquirió en su época un gran prestigio. En otra ocasión se encontró descalzo delante de los alumnos, hablando porque, al entrar en la sala, vio a un pobre hombre que le rogaba si podía ayudarle a conseguir zapatos, ya que él mismo no tenía. Nectarios sacó inmediatamente los suyos y se los entregó ante el asombro de todos. En otra ocasión, en una disputa entre camareros sobre quién era el responsable de limpiar las letrinas, resolvió su disputa limpiándolas. Tales y otros muchos ejemplos le dieron fama y pronto se hizo oír y querer en la entonces pequeña Atenas.

Al mismo tiempo, se dedicó a una gran labor literaria. Puso gratuitamente muchas de sus obras a disposición del pueblo y de los teólogos, que no podían comprarlas debido a su pobreza. Sin ánimo de lucro, movido sólo por el beneficio espiritual, fracasado desde joven, asceta y oligarca, nunca le interesaron la autopromoción y el lucro. Cuando se le acusaba, nunca ponía objeciones, estaba callado y siempre decía que él Dios vengar lo que es justo y verdadero. Modesto, solitario y no por ello menos mundano, el ahora venerable anciano Nectarios se convirtió en un ejemplo de entrega desinteresada y de amor a los semejantes que sufrían en tiempos difíciles. La humildad y el sentido de la responsabilidad que poseía por la labor que llevaba a cabo se pusieron de manifiesto a la muerte del Patriarca Sofronio, cuando le pidieron que le sucediera y él se negó.

La pobreza en la época en que Nektarios dirigía el Rizareion era la norma, y al mismo tiempo la moral de los griegos, sobre todo tras la derrota, en 1897, de la guerra greco-turca, estaba en el nadir. Pero él mismo, con la limosna como arma y la palabra del Evangelio, galvanizó a la sociedad ateniense de la época, que a menudo acudía a sus sermones en busca de consejo. Fue director de la Escuela de Rizarios durante 14 años consecutivos, hasta 1908, año en que dejó el cargo por motivos de salud.

En Egina
En 1908 se instaló en Egina. Nectarios nunca en su vida desestimó su fuerte deseo de vivir solo. Este deseo era Sin embargo, fortaleció más durante una visita al Monte Athos y su asociación en 1898 con el Anciano Daniel Smyrnese (Anciano de la Hermandad de Danilaion), con quien mantuvo correspondencia. A partir de entonces, buscó un emplazamiento para un monasterio para el resto de su vida, un "Partenón eclesiástico", como él decía. La necesidad se hizo más aguda y quizá más urgente cuando cuatro mujeres, solteras con él y unidas por una relación de guía espiritual, desearon hacerse monjes bajo su supervisión. Así que finalmente encontró un viejo monasterio abandonado en Egina, en Xantos, donde decidió alojar a las cuatro monjas y a otras tres que ya eran monjes en la isla. El monasterio comenzó a reabrirse en 1904 bajo su dirección, aunque él continuó en la escuela de Rizarios.

Su presencia en Egina estuvo ligada a dos acontecimientos que lo convirtieron en una figura instantáneamente popular. Nectarios curó inicialmente a un joven poseído por un demonio, hecho que fue rápidamente asimilado. Los aldeanos le visitaron entonces, pidiéndole que ejerciera su ministerio y se asociara con los Por Diosporque llevaba tres años sin llover en la isla, lo que provocó una sequía generalizada y pérdidas económicas. Con los isleños presentes, funcionó y empezó a llover el mismo día, acontecimientos que los egipcios tomaron como señales divinas.

En 1908, por motivos de salud y vejez, dimitió del seminario y se dedicó al monasterio. Su gracia y su fama siguieron creciendo, de modo que gran parte de los donativos se destinaron al monasterio y en cuatro años éste había crecido tanto, que llegó a tener 15 monjas, gracias a los peregrinos que empezaron a llegar de toda Grecia, apoyando con sus donativos la construcción del monasterio y sus obras de caridad.

Su trabajo en Egina
Aunque ya era anciano cuando se retiró a Egina, no dejó de trabajar ni espiritualmente por la Iglesia ni manualmente por la expansión del monasterio. El trabajo era ahora pastoral, litúrgico, devocional, confesional y consolatorio. Representó a los isleños como hermano, ayudante, compañero, guía y compañero de vida. Los últimos años de su vida fueron muy agitados. Tras las guerras de los Balcanes, que supusieron una elevación moral y una cierta euforia económica y espiritual, la Primera Guerra Mundial ensombreció Grecia. Pero siempre fue un ayudante, un consolador, conociendo desde muy joven las dificultades del mundo, predicando la esperanza y a Dios por un futuro mejor. Para los egipcios, San Nectario era algo más que un monje que se instaló en su isla.

El cuidado pastoral del rebaño, más allá de los estrechos confines de la isla, fue siempre su preocupación. De este modo prosiguió su labor de escritor, que ahora era reconocida tanto por la prensa de la época como científicamente sólida como por las principales instituciones intelectuales del momento. También tenía más tiempo para la oración, que le encantaba, especialmente hacia la Virgen María, a la que decía considerar su madre. Pero nunca dejó de dar ni a mano, a pesar del deterioro de su salud. De hecho, contribuyó a la construcción de nuevos dormitorios para el monasterio, a la apertura de caminos al monasterio, realizó trabajos de jardinería y otros trabajos manuales, que siempre consideró un honor. Siempre mencionaba que ningún trabajo es motivo de vergüenza, al contrario, es una bendición de Dios.

Las dificultades y la amargura nunca faltaron. Aunque habían transcurrido más de diez años desde la reapertura del monasterio, el metropolita Theokletos de Atenas, pese a estar de acuerdo en un principio, se negó a reconocerlo. El problema creció porque el monasterio no obtuvo personalidad jurídica, lo que le impidió conservar las herencias y cualquier otro beneficio económico que obtuviera de los fieles, lo que obstaculizó sus actividades caritativas. En otras palabras, algunas personas dejaban legados al monasterio que éste no podía aceptar debido a su inexistencia legal. El Metropolitano no estaba contento con el giro que había tomado el monasterio y se mostró inflexible. Nectarios intentó disuadirle de varias maneras, pero no vivió para ver cumplida su petición.

En los últimos años
En un principio, Nektarios, tras el final de la Primera Guerra Mundial y la destitución de Theokletos debido a su asignación a Eleftherios Venizelos junto con otros obispos, creyó que las cosas podrían suavizarse. Sin embargo, su optimismo inicial se vio truncado al ser acusado de inmoralidad por su religiosa madre en 1918. Sin embargo, las pesquisas e investigaciones del fiscal ateniense demostraron rápidamente la falsedad de la madre de su hija, que había ingresado voluntariamente en el monasterio. Debido a ello, pero también a los clérigos de la isla, que le envidiaban, creyendo que se llevaba toda su "clientela" y le acusaban a sus espaldas, no pudo hacer realidad su sueño de reconocer un monasterio. Pero siempre fiel al Evangelio, el ejemplo de Cristosegún los escritos de San Nicodemo el Atonita, creía plenamente en la justicia de Dios. Era callado, tranquilo y paciente frente a todas las acusaciones y humillaciones de las que era objeto de vez en cuando.

El final de su vida fue doloroso. La enfermedad crónica de próstata, junto con el paso de los años y los dolores de la vida le afectaron. Incluso entonces, tenía planes. Quería crear una escuela de formación. Al final, no lo consiguió. En 1920 ingresa en el Hospital Aretaio de Atenas, donde se le diagnostica un cáncer de próstata. El 9 de noviembre del mismo año, San Nectario murió a la edad de 74 años. La habitación donde se durmió se ha transformado hoy en un pequeño santuario en la segunda planta del Hospital Areteion, decorado con iconos del Santo y votos de los fieles por la recuperación de sus seres queridos hospitalizados en la clínica.

Orden y rehabilitación del santo
El 2 de septiembre de 1953, el obispo de Hidra, Procopio, y el obispo de Elis, Antonios, a regañadientes, volvieron a enterrar las reliquias del santo en Egina.

En 1960, el metropolita Panteleimon I de Tesalónica, con una recomendación detallada al Santo Sínodo de la Iglesia de Grecia, refrendó la santidad de Nektarios Kefalas.

Cuarenta años después de su muerte, Nectarios fue proclamado santo el 20 de abril de 1961 por el Patriarca Ecuménico Atenágoras por su aprecio a los milagros, así como por su gran labor pastoral y eclesiástica. El proceso oficial de su proclamación tuvo lugar el 5 de noviembre de 1961. Con la proclamación de Nectarios Kefalas como santo, Atenágoras también decidió que los hombres y mujeres que llevaran los nombres de Nectarios y Nectaria serían celebrados el 9 de noviembre, en lugar del 11 de julio, como había sido el caso anteriormente.

Sólo en 1998, es decir, un año después de su elección al trono patriarcal, el Patriarca Pedro VII de Alejandría restableció conciliadoramente el orden canónico relativo a la persona de San Nectarios, Metropolitano de Pentápolis. El Santo Sínodo del Patriarcado de Alejandría emitió una Declaración Sinodal "para pedir perdón a San Nectario por la injusticia cometida contra él por sus predecesores - los padres y hermanos del Trono Patriarcal de Alejandría".

Milagros después de la muerte
San Nectario era considerado un santo viviente por los habitantes de la isla de Egina. Pero los hechos descritos por monjas, Kostis Sakkopoulos, amigos, sacerdotes e isleños son realmente notables y justifican su actual popularidad. Se dice que un parapléjico que no podía caminar también fue hospitalizado en la cama contigua a donde se alojaba el Santo. Pero cuando tocó la camisa del santo muerto, se curó. Se dice que, al ser transportado, no pesaba nada y que le brotaba mirra de la frente. Pero el mayor misterio es que, a pesar de 3 enterramientos y exhumaciones, la reliquia del santo permaneció inalterada durante más de 30 años. Su reliquia fue examinada por primera vez tres años después de su muerte y ahora se encuentra en la nueva iglesia del santo en Egina.

Patrocinio
San Nectarios, a petición de un comité de profesores de educación física, fue declarado patrón de los gimnastas, ya que bendijo la fundación de la Sociedad Gimnástica como "oion excelente", y el objetivo de este tipo de sociedades es la gimnasia física y el desarrollo espiritual, los dos polos en torno a los cuales giran la educación excelente y la educación excelente. Más tarde, como director de la Escuela Rizarius, se preocupó especialmente por el ejercicio físico de los alumnos y la mejora de su alimentación. También introdujo el fútbol como deporte para los alumnos de la misma escuela a petición de los propios estudiantes. Así, fue el primero en introducir el fútbol como deporte en las instalaciones de la escuela... San Nectarios es también el patrón de la Barbican School, ya que se graduó en ella.

Su obra escrita
San Nectario fue un prolífico escritor y erudito de su época, de ahí sus numerosas y variadas obras sobre todo tipo de temas: Teológico, social, pedagógico, moral, etc. Su obra fue reconocida por su importancia, estilo y espiritualidad en vida por la prensa y la comunidad universitaria de su época.

1885-1890 Periodo egipcio
Diez discursos para el Gran Publicar. Alejandría 1885.
Discurso eclesiástico pronunciado en la iglesia de San Nicolás, El Cairo, el primer domingo de Cuaresma. Alejandría 1886.
Dos discursos eclesiásticos ("Sobre el domingo de la ortodoxia, es decir, sobre la fe" y "Sobre la revelación de Dios en el mundo, es decir, sobre los milagros") El Cairo 1887
Discursos sobre la confesión. El Cairo, 1887.
Sobre los sagrados concilios, especialmente la importancia de los dos primeros concilios ecuménicos. Alejandría 1888.
Sobre nuestros deberes para con el Santo Altar. El Cairo, 1888.
Sobre la manifestación de Dios en el mundo. Alejandría 1889.
Discurso pronunciado en la Parthenagoga Achillopouleio en la fiesta de los Tres Jerarcas. Alejandría 1889.
Discurso sobre la oración al Santo Altar. Alejandría
Por iniciativa y con la dirección del Santo, se publicó el libro de Eugene Voulgareos "Sketch on Tolerance". 1890
Entre 1892 y 1894, período durante el cual el Santo fue predicador
Concilios Ecuménicos de la Iglesia de Cristo. 1892, segunda edición complementada.
Fiestas sagradas celebradas en mi país. 1892
Sobre la manifestación de Dios en el mundo. 1892, segunda edición, completa.
La hipótesis humana. 1893
Sobre la diligencia del alma (Once discursos). 1894
Un estudio de los efectos de la educación verdadera y falsa. 1894
Edición de la obra de Neophytos Vamba "Teología natural y ética cristiana", Alejandría 1893
Entre 1894 y 1908, período durante el cual el Santo fue director en el "Rizario
Homilías sobre el carácter divino y la obra de nuestro Salvador Jesucristo. 1895
Un tesoro de santos y filósofos. Volumen A 1895, Volumen B 1896
Conocimiento épico y elegíaco de los poetas griegos menores. 1896
Una lección de ética cristiana. 1897
Un curso de pastoral. 1898
Santo Catecismo Ortodoxo. 1899
Cristología. 1901, portada 1990.
Un estudio sobre la inmortalidad del alma y de los monumentos sagrados. 1901
Una Historia Evangélica en armonía con las Pastorales de los Santos Evangelistas Mateo, Marcos, Lucas y Juan. 1903
El libro de oraciones de Catharine. 1904
Conocimiento de él. 1904, reeditado: con traducción al griego moderno de Evanthia Hatzi, Editorial Athos, Atenas, 2012.
Un estudio sobre la Madre del Señor, la Theotokos y la Inmaculada María. 1904
Un estudio de los santos de Dios. 1904
Un estudio sobre la penitencia y la confesión. 1904
Estudio sobre el sacramento de la Eucaristía. 1904
Un estudio histórico sobre los ayunos prescritos. 1905
Theotokaryon, o pequeño libro de oraciones. 1905
Epístola sacerdotal. 1907
Theotokaryon. 1907, segunda edición, ampliada.
Salterio del profeta David. 1908
Editor de la edición de la obra del monje antioqueno de San Sava Lavra 'Pandictus de las Divinas Escrituras', 1906.
También ha publicado periódicamente, entre otros.

Melecio Pigas, "Dos cartas", Crónicas bizantinas, Petrópolis, I/1894
"Homilías pastorales. A Sobre el estado del sagrado clero según los Padres de la Iglesia". Holy Link, 1895-96.
Educar a los niños y a las madres". Sacred Link, 1895.
Sobre el helenismo medieval y bizantino. Enlace sagrado.
"Tinos - discursos de Occidente contra Focio". Anuario tracio, 1897.
"Sobre la verdadera interpretación de la frase del apóstol Pablo 'la mujer no debe temer al hombre'". Anaplasis, 1902.
Estudio de los iconos sagrados". Anamorfosis, 1902.
"Religión. Anamorfosis, 1903-4
Bajo juramento. Sociedad Sagrada, 1906.
También escribió 136 cartas a monjas, publicadas bajo el título "Cartas catequéticas a las monjas del monasterio de la Santísima Trinidad de Egina", 1984.
De 1908 a 1920, periodo durante el cual la Santa permaneció en el monasterio de Egina
Triádica. 1908
Kekragarion de Divina y San Agustín.
Un estudio histórico sobre las causas del cisma. Sobre las causas de su perpetuación y sobre la fuerza o debilidad de la unión de las dos Iglesias, oriental y occidental (vol. A 1911, vol. B 1912).
Segundos estudios. A Sobre la Iglesia una, santa, católica y apostólica. B Sobre la tradición sagrada (1913)
Libro de oraciones para la oración de la mañana (segunda edición, 1913)
Estudio de los Divinos Sacramentos (1915)
Estudio histórico de Santa Cruz (1914)
Ética cristiana de la Iglesia Ortodoxa Oriental (segunda edición, ampliada, 1920)
Sobre la Iglesia ("Setenta y cinco años de la Escuela de Predicación Rizarios 1844-1919", 1920)
Publicaciones tras el hundimiento de St.
Divina Liturgia del Santo y Glorioso Apóstol y Evangelista Marcos (1955)
Ciencias Religiosas (1986)
Obras inéditas del Santo
Estudio de las reliquias sagradas
Sobre la consagración a Dios de las santas vírgenes y sobre los monasterios y la vida monástica
Vegetología de la Iglesia Ortodoxa Oriental (Sobre los domingos de toda la unidad; Sobre las fiestas verdaderas y movibles)
Liturgia sagrada
Quinto capítulo sobre los libros litúrgicos
Sobre el culto en espíritu y en verdad
Interpretación de los Hechos de los Apóstoles
Sobre el helenismo
Enciclopedia de filosofía
Historia de la teoría mística eclesiástica
Cristología
Nueva Pascua eterna
Himnología - Himnografía
La multidimensionalidad de san Nectario se revela también en sus obras himnológicas e himnográficas. San Nectario tenía un afecto especial por la Santísima Theotokos y por este motivo en particular compuso el Theotokaryon. También señaló la diferencia entre un tipo de oración y el culto.

Himnología
El Kekragarion son los cuatro libros de las Confesiones de San Agustín, traducidos por Eugenio Voulgareos, que el santo anagó "de la prosa a la rima"
El Salterio son todos los Salmos de David, que el Santo "inspiró en diversas medidas, agradables a Dios e inspiradoras, según la base tonal".
Himnografía
El Theotokaryon y el Trinitario son, respectivamente, troparios del Paráclito, del Triodión o de otros libros litúrgicos, dispuestos en compases simples o diferenciados.
Iconografía
La figura de San Nectario aparece en la hagiografía en dos fases. Está de pie y sentado en un trono episcopal. En la primera circunstancia, viste un atuendo sencillo, sostiene el Evangelio con la mano izquierda y bendice con la derecha. En la segunda circunstancia, viste ornamentos de resurrección y tiene un evangelio abierto en la mano derecha para alguna lectura. San Nectario es un santo contemporáneo y, como tal, hay fotografías que lo representan en su forma.

Fiesta del Recuerdo
Asunción - 8 de noviembre
Asunción de las reliquias - 3 de septiembre
Además, se conmemora a San Nectario el Domingo de Todos los Santos, cuando se celebra la conmemoración de todos los santos tracios, y el 12 de octubre, cuando tiene lugar la Synaxis de los Santos en Atenas.

Himnología
Apolytikio (Eco 1)
Hijo de Silibria e hijo de Egina,

un verdadero amigo de la virtud, que en estos últimos días,

Nectarios, veneramos los fieles, como el sanador de Cristo,

pues deja oír su voz a todos los piadosos que lloran.

Gloria a Cristo que te glorificó, gloria a ti que maravillosamente te glorificaste,

Gloria a Aquel que hizo todo por ti.

Reliquias
Al cabo de 33 años, aunque el cuerpo de San Nectario permaneció intacto, comenzó a descomponerse. En la actualidad, la venerable Kara y las santas reliquias de San Nectario se conservan en el Monasterio de la Santísima Trinidad, fundado por él en Egina.

El cubo de San Nektarios de Egina se encuentra en la peregrinación homónima de Kamariza en Lavrio, y también el círculo de San Nektarios de Egina se encuentra en la peregrinación homónima de Chania en Creta.

Película
En 1969 se rodó la película "San Nectario, defensor de los pobres", protagonizada por Christos Politis en el papel de San Nectario.

La vida de San Nektarios de Egina es el tema de la película Hombre de Dios, que llegará a los cines en agosto de 2021. El papel del Santo en la película lo interpreta el actor Aris Servetalis.

Inteligencia artificial