Datos biográficos
Nació en Hijo de Eleftherios y Catherine Vaportzis, nació el 26 de octubre de 1897 en Sinope (Mar Negro). Su tío era el metropolita Kirillos Mumtzis de Mitilene. Tras completar sus estudios en su patria, se matriculó en la Escuela de Teología de Halki, graduándose tras un año de interrupción debido a la Primera Guerra Mundial, en 1919, con su tesis "La elección de los patriarcas de Constantinopla en la era bizantina". Fue ordenado diácono el 16 de mayo de 1918 y anciano el día de Año Nuevo de 1928, recibiendo al mismo tiempo el título de archimandrita.

Sumo Sacerdote
Fue elegido Metropolitano de Filadelfia el 8 de febrero de 1930 y Metropolitano de Calcedonia el 28 de junio de 1932.

Tras la muerte del Patriarca Photios II en 1935, Maximos era el sucesor preferido, pero tras la intervención de las autoridades turcas, su nombre fue eliminado de la lista de candidatos. Durante la Segunda Guerra Mundial fue detenido dos veces por las autoridades turcas, y la segunda (20 de enero de 1943) fue deportado a Prusia durante varios meses.

Debido a la avanzada edad del Patriarca Benjamín, Máximo le sustituyó en muchas tareas administrativas y fue miembro permanente del Sínodo Patriarcal.

Patriarca
En febrero de 1946, murió Patriarca Benjamín. Al día siguiente de su funeral, el 20 de febrero, Maximino fue elegido Patriarca Ecuménico por el Sínodo Patriarcal. Cabe destacar que el gobierno turco mantuvo una posición neutral, sin poner obstáculos a su elección, como había hecho en el pasado. ubicación vez anterior. Parecía, además, que el clima entre las autoridades turcas y el Patriarcado había cambiado. Un indicador de la mejora de la situación en aquel momento fue la visita del entonces Presidente de la República Turca, Ismet Inonu, a la Facultad de Teología de Halki, donde fue calurosamente recibido por el entonces Director, el Metropolitano Crisóstomo de Neocaesarea, y los estudiantes.

Desde los primeros meses de su patriarcado, Máximo fue blanco de las críticas de la prensa turca por sus contactos con la Iglesia Ortodoxa Rusa, que se interpretaron como un apoyo indirecto a la Unión Soviética. Los diplomáticos estadounidenses y británicos parecen haber tenido sospechas similares. Parece que no comprendió del todo el cambio en las relaciones tras la guerra, y sus desacertadas declaraciones dejaron margen para interpretarlas como prorrusas.

Enfermedad
Hacia finales de 1946, el Patriarca empezó a mostrar síntomas de leve melancolía. Al cabo de un tiempo, el Patriarca expresó su intención de dimitir, mientras se filtraba información desde círculos turcos de que, si se le diagnosticaba una enfermedad terminal, debía ser destituido inmediatamente y elegirse un sucesor. El Ministerio de Asuntos Exteriores griego fue informado por el embajador griego Pericles Skeferis de las intenciones del patriarca, y el gobierno griego recomendó esperar.

Para recuperar fuerzas, se decidió trasladar al patriarca a su residencia de verano en Halki y luego, en mayo de 1947, a Atenas. Así, acompañado por tres miembros de su séquito, llegó en tren desde la estación de Sikertzi, en Pythio, en Evros, desde donde fue trasladado en moto hasta Alexandroupolis, donde fue recibido por los obispos de Fthiotida Ambrosios y Ática y Megaridos Iakovos, en representación de la Iglesia Grecia. A continuación, embarcó con su séquito en el destructor griego "Creta" con destino al Pireo, donde zarpó a las 13.30 horas del 21 de mayo de 1947, en medio del frenesí del izado de banderas, el silbido de los barcos atracados, el alegre repique de campanas y los vítores de los ciudadanos del Pireo reunidos en torno al puerto. Allí fue recibido por Alejandro Papagos, el arzobispo Damasceno, el Gabinete, etc. y luego se dirigió a Kifissia, donde se estableció. El tratamiento que siguió se caracteriza por ser superficial y desorganizado, y de ello se deduce que el gobierno griego estaba probablemente más interesado en persuadir al patriarca para que dimitiera que en su recuperación.

A pesar de los fuertes rumores sobre su dimisión durante su tratamiento en Atenas, el Patriarca Máximo regresó a Constantinopla en agosto de ese año sin decidirse a dimitir.

Procesos
La prolongada enfermedad del Patriarca y las intensas especulaciones sobre su sucesor crearon un clima de conflicto en Fanar. El gobierno griego, en consulta con el gobierno estadounidense, continuó la búsqueda de una nueva "personalidad fuerte" con una clara orientación "antirrusa" que pudiera transformar el Patriarcado en un "bastión anticomunista", cualidades también acordes con la política turca. Al final, el gobierno griego optó por la candidatura de Atenágoras, que con el tiempo se ganó el apoyo tanto de jerarcas como de gobiernos extranjeros. Ankara y la prensa turca apoyaron la propuesta de Atenágoras, calificándolo incluso de "fiel amigo de Turquía".

Sin embargo, las reacciones de los metropolitanos del patriarcado, una vez conocidos los movimientos de los gobiernos mencionados, fueron contundentes. A la cabeza de los jerarcas reaccionarios, que reconocieron la manipulación externa del Patriarcado, se situaron los metropolitanos de Derki Joaquín, Laodicea Máximos, Neocaesarea Crisóstomos, Pérgamo Adamantios, Sardea Máximos y Caldea Kirillos, que respondieron a las observaciones de los representantes de Atenas sobre la necesidad de sustituir al Patriarca por enfermedad defendiendo la independencia del Patriarcado, respondióque muchas veces en su larga historia el Patriarcado se ha enfrentado a situaciones similares, que ha sabido superar por sí mismo, por lo que no es necesario que factores externos influyan en las disposiciones internas.

Al mismo tiempo, no cesaban las presiones del gobierno griego y de los círculos de Fanar para que Maximos dimitiera. En 1948, presumiblemente para defenderse de las acusaciones de rusofilia, se negó a afiliar la Iglesia checoslovaca al Patriarcado de Moscú, como había solicitado el arzobispo Savatius de Praga.

Dimisión y muerte
El 18 de octubre de 1948 presentó finalmente su dimisión, tras lo cual los gobiernos griego y turco favorecieron la elección de Atenágoras al trono patriarcal. Se afirma que su enfermedad fue un pretexto para forzar su dimisión, y que la verdadera razón fueron los rumores sobre sus vínculos con la Iglesia rusa y, por tanto, con la Unión Soviética.

Conservó el título de Presidente de Éfeso, que le había otorgado el Concilio Patriarcal. En 1971 enfermó de bronquitis aguda y falleció en Suiza el día de Año Nuevo de 1972. Su cuerpo fue trasladado a Constantinopla, donde fue enterrado con honores en el patio del monasterio patriarcal de Zoodochos Pigi Baluklis.

En una carta fechada el 25/5/1962 (que se publicó posteriormente en la Prensa Ortodoxa (Vol. 191-192, 1 y 15 de agosto de 1973)), el destronado Máximo V acusó a Atenágoras del engaño con el que le había depuesto, en especial sus propuestas ecuménicas.

Inteligencia artificial